b

miércoles, 19 de octubre de 2016

Reseña #88 ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? - Philip K. Dick

Resultado de imagen de sueñan los androides con ovejas electricasTítulo: ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?
Título original: Do androids dream of electric sheep?
Autor: Philip K. Dick
Editorial: Booket
Fecha publicación: Diciembre 2015
Páginas: 272


Reseña: este libro (cuyo título voy a intentar evitar por su longitud) ha sido mi segundo contacto con Dick, una de las mentes más increíbles de la ciencia ficción del siglo XX. Una vez más, el autor nos introduce en un mundo en el que los límites de la realidad son difusos, un universo en el que la diferencia que esta marca no está nada clara.

Al igual que en el libro que leí anteriormente de la biblioteca de Dick, Fluyan mis lágrimas, dijo el policía, la humanidad ha avanzado tanto tecnológicamente que es capaz de jugar a ser Dios. Los avances han permitido el desarrollo y perfeccionamiento de androides, de humanoides, tan minuciosamente creados que ha hecho falta el desarrollo de tests específicos que permitan diferenciarlos de los seres humanos.

Pero comencemos, por el principio...

El mundo se había sumido en una terrible guerra, la Guerra Mundial Terminus, un conflicto bélico que ya nadie recordaba por qué se había producido, quiénes estaban implicados y, mucho menos quién había ganado (si es que alguien lo había hecho). El problema del desarrollo industrial que se había alcanzado es que las armas también eran más poderosas. Esta guerra sometió a la Tierra a una vida de desolación, una vida en la que el polvo radiactivo lo cubría todo. Abocó a los animales hacia su extinción y a los humanos hacia la migración, estableciendo colonias en Marte.

El polvo radiactivo que bullía en la superficie terrestre y ocultaba la visión del universo provocaba "cambios" en los seres humanos. No esos cambios que uno imagina al oír hablar de radiación, sino pequeñas alteraciones genéticas que provocan cambios mínimos en el ser humano y que los convierte en "especiales" (no se hagan ilusiones, no son superpoderes).

La extinción de los animales, hizo que una de las prioridades, una obligación moral, del ser humano fuese el preservar la mayor parte de las especies posibles. Eso sí, a cambio de un precio. No era barato tener un animal, y según la especie (registrado en un catálogo), podía ser un lujo el poder contribuir a la causa. Por ello, se desarrollaron los animales eléctricos. Rick Deckard, nuestro protagonista, había tenido una oveja, pero tras su muerte no pudo permitirse otra y acudió a la compañía de animales eléctricos para hacerse con un ejemplar. A lo largo de la obra, veremos que el tener un animal se convierte en una obsesión y en el motivo que mueve cada uno de sus actos.

La creación de androides tenían el objetivo de facilitar y acomodar la vida de los humanos y, estos se creaban con el rinde que cumplieran acto de servidumbre en las nuevas colonias. Pero en ocasiones, sin conocerse el motivo, estos androides se revelaban, atacaban a los humanos pertinentes y volvían a la Tierra. A estos humanoides se les con conocía como andys.

En este universo, claramente existe un dios y este es Mercer. El mercerismo es una religión basada en la no violencia y que se presenta fundamentalmente en el contacto directo con este dios gracias a cajas empáticas (Penfield) con las que el ser humano es capaz de colocarse en la piel del resto de personas que, simultáneamente la están usando. Con estos dispositivos, además, cada usuario puede implantarse el estado de ánimo que desee y durante el tiempo que quiera.

Y, en este punto, se sitúa el tema principal de la obra: en un mundo en el que los androides están tan avanzados que parecen humanos, ¿qué los diferencia? La empatía. Los androides actúan por regla, se rigen por pensamientos fríos, siendo incapaces de ponerse en la piel no solamente de un ser humano, sino incluso de los propios androides. Piensan únicamente en sí mismos. Gracias a esto, Rick Deckard es capaz de llevar a cabo su trabajo como cazarrecompensas, acabando con la "vida" de los andys. Pero su mundo se tambalea cuando conoce a Rachael Rosen, un androide que le hace recelar acerca de su realidad y sus creencias.

Sin entrar en spoilers, decir que la historia nos conduce en la misión de Rick enfocada en la retirada de una serie de andys que han llegado a la Tierra y han herido a sus superior. Una historia en la que nuestro protagonista comenzará a tener dudas sobre si los androides son tan diferentes a los seres humanos y si podemos fiarnos de la empatía para tomar conclusiones.

Paralelamente, se nos cuenta la historia de J.R. Isidore, un "especial" que acaba acogiendo a los andys en su casa y que es un fiel seguidor del mercerismo. Pero, a su vez, es un fan incondicional del personaje de radio y televisión más importante del momento: El Amigable Buster. Esto es importante reseñarlo, porque ambas creencias chocan: Buster siempre cargaba contra el mercerismo y defendía una postura donde este no era necesario para mantener la paz a nivel mundial.

Finalmente, y espero que no me malinterprete nadie, quiero dejar reflejado como fragmento de la obra una de las partes que menos gracia me ha hecho. Este demuestra que, si la mente de Dick era maravillosa para crear mundos increíbles y hacer pensar al lector sobre la realidad, a la par era retrógrada para tratar otros aspectos, como la igualdad de género:

<<Pues así están las cosas, pensó J.R. Isidore mientras seguía de pie en el vestíbulo, con el puño crispado en torno al trozo de margarina. Puede que cambie de opinión respecto a eso de llamarla Pris. Y quizá, si puedo traerle una lata de legumbres de la preguerra, también cambia de opinión respecto a la cena. Pero puede que no sepa cocinar, pensó de pronto. De acuerdo, yo mismo podría hacerlo; prepararé la cena para los dos. Y le enseñaré cómo para que ella pueda hacerlo más adelante, si quiere. Probablemente querrá en cuanto aprenda a prepararla. Que la experiencia me haya demostrado, a la mayoría de las mujeres, incluso a las jóvenes como ella, les gusta cocinar. Es un instinto que tienen.>>

Comienza con una actitud paternalista en la que es el hombre quien tiene que transmitir sus conocimientos a las mujeres, para que ellas sean capaces de valerse por sí mismas, para acabar completando su perla con un "las mujeres tienen el instinto de cocinar". Gran perla de Dick. En este sentido, ¡me has decepcionado!


Sinopsis: Tras la guerra nuclear, la Tierra ha quedado sometida bajo una gran nube de polvo radioactivo. La gente ha emigrado a otros planetas del sistema y se ha llevado a androides que les asisten. Algunos de estos han escapado de la servidumbre y han vuelto ilegalmente a la Tierra. Y Rick Deckard, cazador de bonificaciones, es uno de los encargados de acabar con ellos. Pero, ¿es justo matar a los humanoides sólo por el hecho de serlo? ¿Cuál es el límite entre la vida artificial y la natural?

4/5

5 comentarios:

  1. No me llama la atencion este libro, lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Este no creo que sea para mi gracias por la entrada

    ResponderEliminar
  3. Hola! no es muy de mi estilo... así que lo dejaré pasar.
    Un beso 😘

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    Vengo de parte de IBA, me ha encantado tu blog, ya te sigo. En breve te haré otra visita.
    Te invito a mi blog: http://enlamiradeartemisa.blogspot.com.es
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. hola,
    este tipo de libros no me van asi qeu los dejo pasar, gracias por la reseña
    besos

    ResponderEliminar