b

martes, 13 de diciembre de 2016

Reseña #99 Otra Vuelta de Tuerca - Henry James

Estoy leyendoTítulo: Otra vuelta de tuerca
Título original: The turn of the Screw
Autor: Henry James
Editorial: Penguin clásicos
Fecha publicación: septiembre 2015
Páginas: 256

Reseña: Otra vuelta de tuerca se ha convertido en mi primera historia de fantasmas (no contando El Castillo de Otranto, que es mucho más antigua) y debo decir que me ha dejado un tanto conmocionado. No ha sido para nada lo que me había imaginado. Al leer sobre ella me imaginaba algo más "aterrador", pero me he encontrado con un libro que ha jugado con mi mente sin ninguna consideración. Desde el principio de sus páginas hasta la última palabra escrita por este autor estadounidense hacen que esta obra sea una joya, pero una joya extraña.

Si bien es verdad que Henry James es uno de los autores más importantes de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, no había oído hablar de él, habiéndolo descubierto navegando por la red en busca de nuevos autores y libros clásicos. Henry James, quien nació en Nueva York en 1843 y murió en Londres en 1916, nació en el seno de una adinerada y culta familia de origen irlandés. Recibió una educación ecléctica y cosmopolita, que se desarrolló mayoritariamente en Europa, nacionalizándose inglés en 1875. Otra de sus obras con la que me gustaría hacerme es con Fantasmas (una recopilación de relatos que también ha sido publicada por esta editorial).

Pero vayamos al mojo, ¿qué hace este relato tan especial? Es su capacidad para hacer dudar al lector en todo momento cuál es la verdad de lo que se narra. No conocemos a la protagonista de esta historia, lo único que sabemos es que se trata de una joven institutriz que entra a cargo de una pareja de hermanos en una antigua casa de Bly. Estos niños se sobreentiende que son huérfanos y están a cargo de su tío, quien siendo de vida muy independiente, no tiene tiempo para cuidar de sus sobrinos. La única condición que impone es la no importunación con asuntos de cualquier tipo con los que se relacione a los niños.

La institutriz queda a cargo de estos niños, sobre los cuales va modificando su opinión a medida que la obra avanza. En un principio, Flora y Miles (que así se llaman los niños) son dechados de virtud, maravillosos y exentos de toda maldad. Pero la institutriz comienza a ver unas figuras que deambulan por el antiguo caserón, las cuales resultan ser los espíritus de la antigua institutriz y el chófer. Aparte de los niños, en esa casa se encuentra la señora Grose, la criada principal, quien se siente atribulada por las desdichas que se suceden y pasa a ser el centro de la realidad, el ancla, del lector.

En este punto comienza el juego. Solamente ella ve esos fantasmas, ¿o no? Tal vez los niños los vean, como ella cree, y se guardan esa información. O tal vez los niños, a los que empieza a ver ruines y zafios, están siendo poseídos. O, incluso, es posible que ella sea quién percibe la realidad de forma extraña... No se sabe al principio, ni tampoco al final de la novela. Esto es lo que me ha dejado en treinta y tres. Es como si tras leer la totalidad de la obra, estuviese tan perdido como al empezarla.

En cuanto a los personajes, solamente cabe destacar a la narradora, a la institutriz. Es una mujer joven que proviene de una familia muy religiosa y que ha mostrado una importante represión de sus sentimientos a lo largo de toda su vida. Esto hace que quede prendada del tío de los niños con solamente verlo una vez (sí, amor a primera vista) e incluso sueñe con complacerlo. Tergiversa la realidad (o no, esta es solamente mi opinión) con el fin de engrandecer su propia figura, de erigirse como una heroína que salva a los niños, quienes niegan ver a los fantasmas durante toda la obra, de que sus almas sean arrastradas al infierno para sufrir tormento eterno.

Debo decir que no es la mejor historia que he leído, ni siquiera se acerca, pero la forma que tiene el autor de jugar con la mente de quien tiene el libro entre sus manos es impresionante. Eso sí, el final es un poco decepcionante, sobretodo por no conocer el resultado de lo que ocurre. Pero creo que esa es la intención del autor: conseguir que cada persona que lea esta historia se haga a la idea de aceptar su propia versión, que sea el lector quién decida qué ocurre en la novela, el cómo y el porqué.

Es un clásico corto y fácil de leer que recomiendo a todo amante de la literatura clásica... y de las historias de fantasmas (aunque el terror brille por su ausencia).

<<Tenía la absoluta certeza de que volvería a ver lo que había visto, pero algo en mi interior me decía que ofreciéndome valientemente como protagonista único de la experiencia, incitándola y superándola, serviría de víctima expiatoria y protegería la tranquilidad de mis compañeros>>

Sinopsis: Otra vuelta de tuerca está considerada la historia de fantasmas por antonomasia y un hito insoslayable en la historia de la literatura universal. Protagonizada por una joven institutriz al cuidado de dos niños en una mansión victoriana, a lo largo de la narración intervienen presencias y personajes tal vez sobrenaturales. La anterior institutriz y el sirviente murieron en extrañas circunstancias. ¿Cuál es el secreto que se oculta entre los muros de la mansión?

3,5/5

2 comentarios:

  1. Pues si a pesar de todo esto a pesar de los peros te ha dejado con esta sensación y te ha sorprendido, vale la pena, aunque ya tiene un tiempo que no leo nada del género.
    me lo llevo apuntado.
    un saludo
    cdc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que los peros son muchísimos, pero aún así es un libro que me ha dejado bastante intrigado, sinceramente :)

      Saludos^^

      Eliminar